data:newerPageTitle data:olderPageTitle data:homeMsg

martes, 2 de diciembre de 2008
8:55:00

Por cada comentario que haces, Dios salva un gatito

El día en que Microsoft murió


Tuvo un nacimiento conflictivo, un parto difícil. Muchos aseguran (hasta lo plasman en una película) que "robó", visto desde el punto de vista de negocios, un par de ideas para hacerlas incorporar a su naciente pre-sistema operativo. Se     Fila Superior: Steve Wood (left), Bob Wallace, Jim Lane.dice que no tuvo el flaquito, de aspecto inocente, nerd y con aparentemente nada de ideas comerciales en su mente a no ser 0 y 1 (binario) temor ni le tembló el pulso al dar las ordenes de adquisición y creación. Supo hacer negocios, de eso no cabe duda y pasaron de estar en un garaje a tener un complejo que es envidia de muchas empresas.  Ahora su nombre, Microsoft, es sinónimo de tecnología, de actualidad, de estar con la mayoría, de estar en lo último. Logró lo que pretendió desde un inicio: que en todos los hogares haya una computadora con alguno de sus sistemas operativos. Mal que bien, aún los adoradores (no tomarlo literalmente) de Linux tienen que dejar de respingar la nariz y aceptar que Windows es útil para algunas cosas, como los juegos en PC y uno que otro programa que no tiene par ni equivalente bajo Linux (aún). Algo similar con los de Mac que por muchos años estuvieron inmersos en una sociedad cerrada, de tecnología cerrada y solo se abrían para vender. Y que curioso, no hay PC comercial con sistema operativo comercial, sea Windows o alguna distribución de Linux que pueda competir con la belleza, armonía y eficiencia de Mac. Claro, el costo ($$$) es otro cantar, pero ahora hay varias distribuciones de Linux que están tomando otro camino y hasta se han puesto a la par de rendimiento de una Mac. Algún día, dicen los entendidos, Linux reinará y será un rey benévolo y generoso con la plebe.

No es cierto. El primer príncipe de esta estirpe, el siempre recordado y aún amado Red Hat dejó de ser gratuito para convertirse en una distribución de pago, dejando a su hermano menor, un verdadero crío comparado con el príncipe Red Hat, Fedora, a disposición de la lascivia y antojos de los cibernautas ansiosos de sistemas operativos seguros, estables, sin problemas ni tantos requisitos y sobre todo freeware. Luego siguieron el paso distribuciones como Mandriva (es Mandrake), Suse entre los más representativos. Todavía hay miembros de la familia real Linux que siguen la senda del freeware y no el del lado comercial. Igual, Linux sigue siendo asequible comparado con el rey de la tierra de la informática, el todopoderoso Microsoft que cuesta entre 60 y 70 veces más. Era necesario entonces hacer algo, y se hizo. Se formó la comunidad de las distribuciones, se sentaron a conversar y a medir posibilidades. Esto se hizo público, muchos dicen como parte del plan maestro de la comunidad de las distribuciones y otros porque hubo infiltrados. Y si los hubo, pero al final abandonaron la fe de la pantalla azul para pasar a la verdadera fe, la de la tranquilidad sin anti-virus ni mayores guardaespaldas tan necesarios en la fe Microsoftiana.

Y esta comunidad de las distribuciones encontró, al final, la solución, el camino y los medios para poder derrocar al opresor rey de la tierra de la informática. Se unieron y dejaron sus anhelos empresariales de un lado, temporalmente; dejaron de lado sus pretensiones comerciales, momentáneamente y juntaron a todos sus súbditos creativos, linux_incazzato programadores, diseñadores, diagramadores y todos los necesarios para crear la distribución ideal, la que ofrecería lo mejor de cada principado del reino Linuxero. Y así nació Freedom la primera distribución con lo mejor de todas las distribuciones. Y al tomar conciencia de si misma esta distribución cautivó a los cibernautas y empezó a evolucionar dejando de ser un proyecto para convertirse en un poderoso miembro de la familia Linuxera. Pronto el príncipe reinante, Red Hat, tuve que abdicar ante el poder subyugador, simple, eficiente, estable y rendidor que ofrecía Freedom y entonces empezó la verdadera revolución. Salieron de sus feudos, de sus castillos, de su relegada ubicación en las estadísticas frías y concluyentes de las plataformas para dar un sólo ataque, una sola estocada, una sola marcha, pues Freedom no sólo tenía la belleza de los mejores escritorios y entornos Linux, no sólo tenía la robustez, solides y eficiencia de la familia Linuxera sino que había aprendido a darle un nuevo significado a la frase "si no puede con el enemigo, únetele". Y así se ofreció. Ofreció que podía convivir con Windows, que no necesitarían de complementos o programas para poder trabajar con Windows en la misma PC, que podría compartir los programas y las medidas de seguridad con Windows, que podía ayudar a Windows a ser menos consumista de recursos y más estable.

Y Windows confió y creyó haber por fin doblegado al más, potencialmente hablando, fuerte rival en el trono. Craso error. Luego de un tiempo, cuando miles de usuarios habían adoptado a Freedom como sistema operativo complementario disfrutaron, eso sí, de la seguridad y estabilidad de Linux bajo Windows. Los primeros en caer, en sufrir un golpe mortal fueron los programas de seguridad: anti-virus, anti-malware, anti-spyware y firewalls. Ya no eran necesarios. Windows sonrió desde su trono y vio como al fin pudo acabar con la amenaza de Linux. Al año, cuando Freedom se dio cuenta de que Windows realmente creyó que había logrado su objetivo empezó, entonces, a abrir las puertas, cual caballo de Troya, a sus huestes internas. Y absorbió a Windows, pues le bastó sólo 1 año para comprender cuales eran las razones por las que no podía tener compatibilidad. Y los primeros beneficiados fueron los gamers, la raza más unida y fuerte de todos los usuarios. Pronto los juegos que sólo podían correr bajo Windows podían correr bajo cualquier distribución de Linux pero mejor corrían bajo Freedom. Siguieron los programas que aún no tenían compatibilidad o equivalencia para Linux. En cuestión de semanas los usuarios se dieron cuenta de que no había sido que Linux corría bajo Windows sino que Windows corría bajo Linux. Y las demás distribuciones vieron con alegría como su hijo común había logrado lo que sus padres no pudieron.

wall-linux-3 Y Windows empezó a caer. Y máquinas antiguas, con procesadores pre-Pentium, con tan poca RAM que eran aún superadas por las memorias de un celular, pronto ellas pudieron ver como podían estar al día con casi todo lo existente gracias a Freedom. Y así empezó el nuevo reinado, cuando las distribuciones se unieron e hicieron un frente común. Y Windows cayó en el olvido, y sus programadores no tuvieron otra alternativa que ser acobijados bajo el nuevo orden. Y Mac, siempre Mac, a la distancia respiraba tranquilo pues se sentía aliviado de no haber jamás pretendido competir en el mercado con la fuerza y arrogancia de Microsoft. Pero sabía que tarde o temprano serían tentados por el nuevo orden. Pero esa es otra historia. Y ahora reina Freedom y las demás distribuciones quedaron en el olvido. Todos estaban ahora acobijados por el calor protector del recién creado. Y en las noches, cuando los ordenadores descansaban, apagados y en la obscuridad del silencio, ahí recién se iban dando cuenta de lo que habían sacrificado y lo que habían creado. Si, ya no habían más distribuciones de Linux, sólo una. Y esta no estaba dispuesta a dejar su reinado por nadie. En la guerra contra Microsoft muchos cayeron y crearon una dictadura más fuerte, robusta y sólida que la que tuvo Windows en sus tiempos. Habían creado al guerrero supremo, el némesis hecho binario. El Frankenstein inicial se convirtió en un dios de los sistemas operativos. Recordaron la película Terminator y empezaron a pensar, con miedo, ¿que habían hecho?. Y mientras tanto Freedom reinaba con equidad, con justicia, con benevolencia. Pero también pensaba y sabía que reinaría por mucho tiempo. Y mientras tanto Mac observa a la distancia. ¿Y Windows?. Tal vez exista aún alguna caja con un DVD sellado en algún rincón de un almacén. Sus instalaciones ahora son museos. Los adinerados siguen siéndolos, pero ya no verán incrementar más sus arcas.

Ahora al prender una PC vemos que la bandera ha sido substituida por el pingüino. Y si prestamos atención veremos que ese logo nos mira fijamente. Y es que esta atento de que aparezca, en algún garaje, alguien que crea que puede crear alguien que pueda competir con Freedom. Pero esa es otra historia que les contaré algún día. Mientras tanto dejemos a Windows dormir el sueño de los justos y a Freedom reinar en el reino de nuestras esperanzas... por ahora.

Nota aclaratoria

Obviamente esto es ficción, una narración que se me ocurrió hace minutos, bueno a las 8am para ser precisos. Pero grafica lo que siempre he pensado, que el día que todas las distribuciones de Linux se unan, ese día empezará la caída de Microsoft, mejor dicho de Windows. Espero les guste mi narración. Me agradaría mucho tener comentarios suyos pues estoy con ganas de escribir más cosas como esta y bueno, la curiosidad innata del escritor novato. Gracias por el tiempo dedicado a leer este post.


*****

0 comentarios:

Haznos saber tu opinión

Todo comentario es bien recibido. Pero debes de tener en consideración los siguientes puntos:
1. No se permitirán insultos.
2. No se permitirá comentarios únicamente con publicidad. En todo caso te sugiero enviar un mensaje privado para ver el tema.
3. No se permitirá ningún tipo de ataque, agresión ni apologías de ningún tipo que inciten a la violencia o reacciones violentas. Se puede criticar y entablar debate sin necesidad de agredir a nadie.
4. No se permitirá ningún tipo de discriminación, segregación ni racismo.

Todos los comentarios serán sujetos a moderación, así que por favor les pido un poco de paciencia. Muchas gracias por comentar en este blog.



Coméntalo en Facebook

data:newerPageTitle data:olderPageTitle data:homeMsg

Publicados en esta categoría...

Suscribete a De Copy and Paste