data:newerPageTitle data:olderPageTitle data:homeMsg

viernes, 14 de marzo de 2008
10:59:00

Por cada comentario que haces, Dios salva un gatito

Introducción para el Primer Libro


¿Cómo se inició estas narraciones?. Bueno, no hay una historia complicada detrás de ello. Diciembre y Enero son los meses más complicados tanto para conseguir trabajo como para conseguir clientes (que en el contexto es lo mismo). Hacía poco más de 1 año que mi padre falleció y tuve una reacción totalmente opuesta a lo normal y habitual, motivo por lo cual estaba cargando sentimientos encontrados desde entonces; mi divorcio se había consumado y una etapa de mi vida había terminado legal y finalmente. Y lo más duro fue que poco más de un mes atrás, mi adorada Malú, mi bella pastor alemán, falleció en mis manos un 31 de Octubre a las 6:15am. Muchos sentimientos de culpa y remordimientos por lo que hice mal pero principalmente por lo que no hice pudiendo hacerlo.

Para entonces había sido presa de la fiebre del blogging. Inclusive en un arranque de loco entusiasmo llegué a crear hasta 11 blogs en la ingenua esperanza de poder yo solito mantenerlos. Errores que comentemos los entusiastas de corazón no importa la edad que tengamos. Afortunadamente vino a mi “rescate” un recién conocido que me hizo observaciones y criticas de esas que le mueven a uno y le hacen retomar el camino correcto otra vez.

Pero volviendo a los orígenes de la marmota. Empecé a tener el deseo de contar mí día a día a través de un blog exclusivamente para tal fin. Pero, admito, me daba mucha vergüenza el compartir mí día a día dado que muchos de ellos no eran precisamente muy interesantes que digamos. Además consideré que dado mi estado de ánimo, podría tranquilamente caer en una reiteración melodramática y lastimosa en el contexto de los artículos que publicaría. Fue entonces que se me ocurrió hacerlo a través de un personaje ficticio y, honestamente, la primera idea que me vino a la mente, de la nada prácticamente porque no hubo alguna referencia o elemento “inspirador”, el título de Una marmota en el barrio de Lima.

Y así nació mi personaje. El primer mes estuve escribiendo no menos de 2 narraciones diarias, la mayoría de las veces 3 diarias. No había una estructura previa, simplemente tomaba una idea genérica y luego las palabras brotaban de mis dedos como el rocío en la mañana, de manera misteriosa, natural y fluida. Con el paso del tiempo me di cuenta de que estaba desarrollando todo un perfil complejo de mi personaje y, sobre todo, que había empezado a incurrir en algunas incongruencias, principalmente en cuestión de género y términos. El primer caso es que hubo algunas veces en que me refería a mi personaje como parte del género femenino habiendo declarado claramente que su género es masculino; los errores de términos pasaban porque al inicio utilizaba, por ejemplo, la palabra queso y luego simplemente reemplazaba dicha palabra por una explicación detallada de la apariencia del queso sin llegar a usar dicha palabra para nada. Este tipo de errores los corregí luego de terminar las 100 primeras narraciones.

Para entonces la única planificación que realizaba era la de crear temas genéricos, como por ejemplo la marmota visita una clínica, el loro se enamora, la marmota se va de paseo con el combinado y cosas así. Pero nunca definí más detalles para las narraciones, a excepción de la última, De lo que una marmota puede sentir, pues esa narración fue una de las primeras que escribí y que había pensado, en un inicio, publicarla más o menos cuando hubiera publicado 100 narraciones. Con el paso del tiempo fui dándole forma a esta narración, quitando algunas cosas y agregando otras, y al final quedó como esta publicada. Aunque no lo había reconocido en un inicio, esta narración estaba pensada en mi Malú, e inicialmente había incluido su nombre en la narración, pero opté por cambiarla por la de, Dios mediante no demoré en darse, mi futura pastor alemán, que también será una hembra, y a la que llamaré Vania.

Y así se dio todo esto. Es una catarsis, mi alter ego, una proyección de mi personalidad y de la forma que tengo de ver la vida. Muchas veces, durante mis 30, solía decir que soy un niño atrapado en las tribulaciones de un adulto como una forma de explicar mis actitudes infantiles (no inmaduras por cierto) pero principalmente la forma tan despreocupada y simple de ver la vida. Y esto es lo que quise proyectar en mi personaje, la marmota. El mira la vida desde un punto de vista limitado en conceptos descriptivos y terminología cotidiana, la cual suple con descripciones simples y sencillas que simplemente cubren los aspectos más básicos del elemento o evento que está viviendo. Vivimos muy aceleradamente y muchas veces nos olvidamos que las cosas pueden, y creo que deben, ser enfocadas desde un punto de vista más simple y natural, aspecto que hemos olvidado, me temo, con el paso del tiempo y el nacimiento de la tecnología que nos facilita la vida y nos permite acortar espacios, distancias y tiempos.

No sé realmente hasta cuando seguiré escribiendo. Sólo sé que hay muchas cosas que quiero contar de mi marmota, y la verdad, modestia aparte, creo que tengo material y ánimo como para 2 a 3 libros más, cada uno de 100 narraciones.

Entonces, como dice la marmota, nos vamos de chisme y espero que disfruten de este compendio de las 100 primeras narraciones.

P.D.
Esta introducción es la que corresponde al archivo que he formado, a manera de libro, con las 100 primeras narraciones de la marmota. Obviamente lo normal sería publicarlo antes de la primera narración, pero como no había pensado llegar a escribir tanto, pues ni modo, lo publico ahora pero ya saben, esto va siempre antes de la primera narración.


*****

0 comentarios:

Haznos saber tu opinión

Todo comentario es bien recibido. Pero debes de tener en consideración los siguientes puntos:
1. No se permitirán insultos.
2. No se permitirá comentarios únicamente con publicidad. En todo caso te sugiero enviar un mensaje privado para ver el tema.
3. No se permitirá ningún tipo de ataque, agresión ni apologías de ningún tipo que inciten a la violencia o reacciones violentas. Se puede criticar y entablar debate sin necesidad de agredir a nadie.
4. No se permitirá ningún tipo de discriminación, segregación ni racismo.

Todos los comentarios serán sujetos a moderación, así que por favor les pido un poco de paciencia. Muchas gracias por comentar en este blog.



Coméntalo en Facebook

data:newerPageTitle data:olderPageTitle data:homeMsg

Publicados en esta categoría...

Suscribete a De Copy and Paste